Conocer la Malagueta: El paseo de Reding

Este emblemático paseo del barrio de la Malagueta debe su nombre al militar suizo Teodoro Reding, héroe en la batalla de Bailen donde se derrotó por primera vez a las tropas de Napoleón durante la guerra de Independencia. Fue gobernador de Málaga a principios del siglo XIX y está considerado como uno de los protagonistas de dicha batalla.

El paseo de Reding era el primer tramo del antiguo camino de Vélez-Málaga, posteriormente conocido como Carretera de Almería y más tarde fue la vía de acceso a toda una serie de residenciales de lujo que se construyeron en la costa oriental de Málaga a partir de la década de 1880, como La Caleta, El Limonar, Bella Vista o el Monte Sancha, por lo que albergó la que fue la primera línea de tranvía de la ciudad inaugurada en 1901.

A principios del pasado siglo el Paseo de Reding estaba flanqueado por una hilera de edificios de baja altura y, en el lado de la plaza de toros, una sucesión de árboles a modo de alameda. El paseo cambió su fisionomía con un nuevo pavimento en los años veinte.

Destacaba en aquella época el Palacio de la Tinta del año 1908, del arquitecto Julio O’Brien y que fue construido para albergar las oficinas de los Ferrocarriles Andaluces. Posteriormente fue sede de la Confederación Hidrográfica del Sur. En la actualidad este Palacio de la Tinta es sede de la Agencia Andaluza del Agua. El apelativo “de la Tinta” viene – esta era fácil – de la ingente cantidad de tinta empleada por los oficinistas que allí trabajaban.

En este paseo se levantaron también las Casas de Félix Sáenz, construidas por un comerciante riojano y cuyo proyecto estuvo a cargo del arquitecto Guerrero Strachan, otro de los apellidos emblemáticos de la ciudad. En la actualidad el espíritu burgués de este paseo de la Malagueta convive con toda una serie de establecimientos, muchos de ellos de ocio y restauración, que se encuentran entre los más destacados de la oferta comercial de Málaga. Sin duda, todo un emblema de este marítimo y señorial barrio, que aún conserva mucho de lo que fue durante en el periodo entre finales del XIX y principios del siglo XX.

20 septiembre, 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *